marnuj

Año 3 | No. 11 | 2016.

| Fetichismos para el alma

Los seres humanos somos muy complejos y más aún a la hora de querer satisfacer nuestras necesidades más primitivas como el alimento y el sexo, algunos comportamiento son tomados socialmente como fetichismos y anomalidades mentales tales como el sadismo o el masoquismo y aún son sumamente criticables por el hecho de terminar adoptando la posición de víctima o victimario a la hora de amar o de tener sexo…

Por Itzel Santos | Junio 2016


Pero vamos a ser realistas, ya de por si el acto sexual y el acto de amar implican sumisión, quien ama a otro,  le da a ese otro el estatus de objeto, ya sea para tratarle como algo sin importancia, o para venerarle y caer rendido ante sus deseos.

Y en lo que se refiere al sexo, bueno, pregúntenle a Adán que fue el único en ponerse al tiro cuando Lilith se negó a ocupar la posición de abajo… Pero ahora pasemos al año 2016 y preguntémosle a los caballeros si les gusta que una dama los cabalgue o no?? A verdad, a que a más de uno se le pusieron los ojos de huevo estrellado, más blancos que de costumbre… Y el que lo niegue, es porque no se ha dado la oportunidad de postrarse en la cama y sólo gozar y ello comúnmente se debe a la enorme inseguridad que les carcome las entrañas, lo mismo pasa con nosotras, cuando no queremos pasar del misionero.

Así que lo reiteraré a la hora del sexo, ser sumiso o no, poco importa y ya sea en pareja o en grupo, el acto se vuelve de complicidad, pues al cerrarse la puerta al público, se vuelve algo íntimo y regularmente uno no anda por la vida ventilando todo lo que se deja hacer, ni lo que le hacen a uno, al final del día la gente sólo mira sonrisas y sabe cuando son por buen sexo.

Y si no me quieren creer, respondan ¿si a algún@ no le gusta practicar la posición del perrito o el sexo oral? ¿Lo ven? esto se da, porque justo el sexo  para los seres humanos no sólo es el camino hacia la procreación, sino el puente para alcanzar el goce, el nirvana y bueno a much@s además les ayudan unos latigazos de más, unas mordidillas  salvajonas, algunos jaloncillos de cabello o unas nalgadas enrojecedoras, eso sí ante todo acuerdos, sino ya se vuelve violencia en el noviazgo o violencia intrafamiliar y ojo mujeres hay que tener cuidado con la violencia de género y en especial con la sexual, sino se pacta, no se tiene porque aceptar.

Además de esos actos más cotidianos, también nuestras sociedades han retomado acciones milenarias, que ayudan a nuestros propósitos de disfrutar más aún del momento, por ejemplo los tatuajes, sí los tatuajes a much@s nos parecen sexys y nos prende la lujuria, pero eso sí hay de tatús a tatús o ¿no?

Y qué me dicen de los piercing, que colocándolos en puntos estratégicos como la lengua vaya que pueden ser un regalo de los Dioses en quienes sean utilizados a la hora de los besos y la acción.

Otro detalle atractivo es la ropa y accesorios de piel, de telas vaporosas como la seda y el encaje o de texturas suaves al tacto como el terciopelo, no por nada la vista y el tacto son dos de nuestros principales sentidos.


Es curioso que hay culturas urbanas que los utilizan mucho y si nos ponemos a observar con atención encontraremos que sus formas de manejarse son más libre y menos volcadas hacia los tabús, las chicas punks en sus looks, por ejemplo, suelen hacer uso de las perforaciones y a su vez usar faldas cortas que incitan a la imaginación. O las chicas góticas, para quienes lo suyo es el glamour, los tatús, la seducción de los ligueros, las medias traslucidas y los escotazos.

No necesariamente uno debe pertenecer a alguna de estas tribus, quizá nos gusta vestir de manera común y ser discretos con nuestras perfos, tatús o quizá eso ni nos gusta, pero somos bastante desinhibidos a la hora de usar  juguetillos sexuales para proporcionarle más placer a nuestras parejas y viceversa.

De lo que sí debemos estar muy conscientes es de que la imaginación y la creatividad es una de nuestras mejores herramientas, seamos o no hombres o mujeres voluptuosos, si a la hora de la acción somos como tablas inertes, no habrá nada que nos ayude y lo cierto es que para que la llama de la pasión no se apague debe atizársele constantemente, de lo contrario, así sea un encuentro ocasional, puede hacernos pasar la noche más larga y desperdiciada de nuestras vidas, por eso debemos nutrirla y alimentarla en beneficio de nuestra satisfacción y la de los otros, que regularmente es una regla el que uno goce y el otro lo haga también, vaya a lo que voy es si se le pone empeño a lo que se hace, por partida doble será el premio, porque en esto de empiernarse con otr@, el egoísmo nunca da buenos resultados.



Así que si son de los que dicen ven aquí y tómame, ya saben a lo que van y deberán procurarse un buen deleite corporal para amenizar más el instante y más aún si son de gustos no tan clásicos, ante todo, la buena comunicación será fundamental, que los demás no son adivinos y uno no tiene porque quedarse con las ganas sólo por no hablar.

Si requieren más información, para eso ya hay múltiples libros que hablan didácticamente de las mejores posiciones y tenemos a nuestra disposición muchísimas Sex Shop, en donde encontraremos de todo para satisfacer nuestras necesidades más cómicas o exigentes y no le teman a experimentar, total siempre se puede frenar en el instante sino resulta satisfactorio, eso sí para que ello funcione y no sea una mala experiencia mucho ojo con quien deciden relacionarse por un instante o a largo plazo, ante todo el respeto a la integridad y los límites establecidos por el o la otra.

Sí, sin duda el acto sexual es una de las acciones que mejor le van al alma y la hace, no sólo gozar, sino incluso crecer y trascender.