marnuj

Año 2 | No. 9 | 2015.

| Cambios Desconocidos

Sábado 4 de octubre, 1980
Ángeles Mastretta (Directora) y Jorge Pantoja (Promotor cultural) dieron vida al primer tianguis de la música. "Que según solo se llevaría a cabo por ese mes" en el Museo Universitario del Chopo (de la UNAM). Aunque el éxito y fama fue tal, que ese fue el nacimiento del tianguis, y aunque su permanencia, pasó del museo a  un estacionamiento, seguía recibiendo visitantes que hacían intercambios.  

 

Por Dnakane | Septiembre 2015



Korn - Freak on a Leash

De ahí, salió a las calles de la colonia Santa María la Ribera, asentándose en su recorrido nómada, en la calle Enrique González Martínez, antes Chopo, tomando así el nombre de Tianguis cultural del Chopo.

Pero si quieres conocerlo, tiene una nueva ubicación. Después de una década de recorrido nómada, se localiza en la calle de Aldama, entre las calles Sol y Luna de la colonia Guerrero, a la salida de la terminal Buenavista de la línea B del Metro de la Ciudad de México y de la línea 1 del Tren Suburbano. Ahí, ya lleva muchos años.

La banda que va, es porque ahí encuentra cosas que no se venden en  cualquier otro lado, y aunque no es como antes, aun puedes hacer cambios,  no necesitas tener un puesto, pues hay un lugar reservado para los que hacen trueque.

También hay muestras de fanzines, música independiente, venta de discos inéditos, ropa, accesorios, tatuajes, presentaciones y shows  de  bandas de todas partes del mundo; y aunque la lista de espera es de 6 meses, por una módica cantidad, puedes presentar tu concepto musical, incluso se han presentado bandas importantes del rock nacional, como Café Tacuba, por mencionar alguna.

2015
“El chopo-Bazar, es un lugar donde ahora, puedes adquirir ropa,
calzado y hasta bonitos muñequitos de peluche”

-Palabras de un chopero ortodoxo-

(Puntos suspensivos)

Ramón
(Especialista en rock)

Desgraciadamente el chopo ha ido perdiendo sus raíces, compañeros lo han ido denigrando, vendiendo artículos que pueden vender en cualquier otro lado, y así han violado la idea de lo que era el tianguis. Círculo vicioso de venta,  y consumismo de música basura y productos televisivos chafas. Pero Ramón, siempre lleva el optimismo, de que el chopo recupere ese sabor tan particular que poseía.
Claro, claro, sin estar de aquí para allá.

Muchos mencionan que la esencia del chopo se ha ido y se perdió, ya que antes lo más común era el cambalache,  casi no había venta, y ahora,  por la comercialización de las cosas, los intercambiadores fueron relegados a una zona,  quedando así,  los que le tienen verdadero amor a la música.

 

Melómanos en busca de rarezas discográficas, reunidos en un punto de intercambio cultural,  creando el centro ceremonial del rock,  lugar de ideas y generador de talentos.
Motor de diversas corrientes, no solo musicales, incluso culturales, que se pueden basar en aspectos artísticos.
Eso éramos. Eso fuimos.

Teníamos grupos desconocidos, por mencionar 2:
Estaba el  "capricho" del hijo del entonces presidente mexicano Gustavo Díaz Ordaz, Alfredo.
Integró dos grupos psicodélicos en el D.F. y por los que se le recuerda más: Love Syndicate con el que incursiona en la psicodelia.


Love Syndicate - Love don't go Away (1970)

Renaissence fue un grupo más psicodélico con toques de rock  progresivo


Renaissance (1970: Rock Mexicano)

Al principio fue universitario (el chopo), pero como todo, al salir a la calle recibió la influencia de esos momentos, los chavos banda, los punketos, de toda esa gente que no era universitaria pero estaba bien metida en el tema del rock; su sangre y esencia eran los medios de almacenamiento de sonido analógico, esos discos de policloruro de vinilo (los acetatos).

Aunque para mí, lo realmente interesante no eran esos cambios musicales, ni literarios.

Había un tipo al que le gustaba la música progresiva y el rock psicodélico, desde que te lo presentaban sentías un extraño escalofrío. Este tipo tenía una gran colección, pues cambiaba vinilos por collares que hacía con los huesos y cráneos de animales; entre los más comunes, perros, gatos y palomas. Si tenías un disco raro, te hacia tu collarcito.

Pero si lo que tú querías era un cráneo humano, huesos, piel  etc.,  tenías que ir con el Rocknibal, otro gran coleccionista de rock y todas sus variantes, hacia sus cambios excéntricos muy seguido; no solo de vinilos, también de libros o cosas de su interés.

Como comenta mi homie Beele, que el mismísimo Xavier Velasco (escritor) cambiaba discos y libros por cosas raras, y entre sus adquisiciones más destacadas estaba un feto. Un feto conservado en un frasco con formol, uno de los tantos que tiene.

Las malas lenguas dicen que si un día en la noche en cualquier parte de la ciudad, te encuentras a rocknibal, es muy probable, que, gracias a tus huesos, piel y órganos, agrande su colección musical y literaria.


Entre Caníbales - Soda Stereo – Unplugged


Vinos y cigarros importados, ropa de algún famoso, instrumentos o piezas raras que solo tendría un coleccionista excéntrico. Antigüedades, objetos únicos, incluso drogas de todos tipos y sabores, el mercado de la música era bastante extenso, pero lo que había a sus alrededores lo era aún más.

Supongo que en estos tiempos es más difícil encontrar alguno de estos dealers paseándose con descaro por el tianguis, así que el adquirir algo realmente único, es demasiado raro, costoso o simplemente en estos tiempos de comercialización masiva, casi un mito.

Pero todos sabemos que si buscas bien, tendrás lo que quieres.

Yo sí creo en dios man,
Lo he visto y he sentido su poder.
Pero toca la batería en Led Zeppelin
Y su nombre es:
John Bonham.
Freaks & Geeks