“Mira me quedó muy padre la foto, se ve perfecto las sombras y el contraste; además ya te fijaste, el segundo plano se ve borroso, me platicaba mi primo al tiempo que me enseñaba una foto de él y su novia en Alaska, “cof, cof… me cai que me estoy haciendo todo un maestro en esto del instagram”.

Por Fernando Solares.


Gracias a la era tecnológica en la que vivimos, es muy fácil pensar que la computadora o celular hará el trabajo por nosotros, convirtiéndonos automáticamente en verdaderos artistas de la fotografía o el diseño, revolucionando la forma de hacer, crear y distribuir, nuestro talento; si bien han ayudado y facilitado la creación de  trabajos gráficos y audiovisuales, ninguno se salva de la imagen de que la maquina lo hace todo, hoy todos somos fotógrafos, músicos o diseñadores. 

Si hablamos de música, los diversos software de producción han facilitado la creación de materiales sonoros de calidad dando como resultado un creciente número de estudios caseros, actualmente cualquiera toma su guitarra y micrófono, y graba una rola; en cuanto a la fotografía, que podemos decir de la foto,  gracias a instagram o picasa, nos vale un pepino la luz, la velocidad, el iso y esas vicisitudes que se deben de tomar en cuenta cuando tomamos una foto y simplemente damos click y el programa se encarga de lo demás.


En el caso del diseño, tenemos una serie de procesos, técnicas y herramientas que han revolucionado la manera en que los diseñadores, ilustradores y artistas crean sus piezas; en parte estos cambios se han debido a los avances en el campo de la electrónica los cuales ofrecen la posibilidad de utilizar imágenes almacenadas en forma digital y transformar sus contenidos. " La evolución de la comunicación impresa se debió entonces, a los avances de las nuevas técnicas y de la tecnología informática, que entregaron al diseñador el control de los medios gráficos de producción y reproducción”, señala Itanel Bastos de Quadros, en su escrito, El diseño gráfico: de las cavernas a la era Digital (1999).

Recordemos que en el tiempo en el que la música disco era el hit (70´s), el diseño grafico ya formaba parte de la cultura y economía de los países industrializados, quienes eran los únicos que gozaban de avances tecnológicos en el campo de la comunicación que les permitía que la información se llegara a lugares lejanos. Sin embargo los desarrollos no eran globales, y solo unos cuantos países podían gozar de este privilegio.

Primero fue la televisión, dios de la comunicación en masas,  la que modifico la forma de ver al diseño ya que le dio una nueva dimensión y lo llevo a un campo multidisciplinar, incorporando nuevas técnicas de expresión gráfica como la fotografía, la pictografía, la señalética, la fotocomposición y la infografía, por mencionar algunas, contribuyendo al desarrollo y modernización de los mensajes visuales emitidos desde entonces por la prensa, revistas, libros e impresiones.


Con la apertura que la tecnología ha tenido en la sociedad (gracias al señor Steve Jobs), viene a mi cabeza lo que el buen Mc Luhan decía,  “el medio es el mensaje”, el reconocía la importancia del desarrollo tecnológico en la comunicación, proponiendo que los nuevos medios desarrollados por la tecnología electrónica crearían la “aldea global”, en palabras simples, todos los ciudadanos del mundo vamos a estar conectados, sin importar la ubicación geográfica, creando una verdadera sociedad de la información (en México, país de primer mundo, tenemos internet de a grapa en el zócalo).

Es innegable señalar que los nuevos medios digitales y electrónicos han dado a los diseñadores un mayor control sobre cada aspecto del proceso gráfico; el auge de las computadoras personales, de los programas de diseño y de herramientas como la tableta Wacom, dieron a los ilustradores y  diseñadores la alternativa de generar composiciones de texto e imagen cada vez más complejas.

Pero, ¿Que sería de estas herramientas sin la creatividad, el talento o la técnica?; "todo parte del trazo, el trazo es tan bueno a lápiz como digital, porque de repente se puede confundir con que solo es manzanita hazlo y ya te sale una madre súper chida", me comentaba el ilustrador Malo Galindo en una entrevista hace algunos días.

"Me he topado gente que es muy buena en digital y es buena en tradicional (...) en lo personal estoy más cómodo en lo digital, pero esa es la forma en que yo trabajo; me late tener el photoshop y a lado la película de youporn y la musiquita, ese es mi proceso".

        


Así como Malo, cada vez es más común que diseñadores e ilustradores se inclinen por la tecnología, empleando herramientas electrónicas y digitales cada vez más complejas, algunas parecen salir de una película de ficción, como las impresoras 3D o las plumas que dibujan en el aire; y así en vez de tener tres, cuatro o cinco herramientas, tienen solo una, la computadora.

Estos artistas son más completos, en respuesta a un mundo tecnológico por lo que cada vez además de entrenarse en la técnica, aplicación también tienen que especializarse en aquellas herramientas que facilitan su trabajo “a mí me gusta más lo análogo, porque siento que estos programas son para facilitar tu trabajo, pero como no le sé muy bien me tardo más”, recuerdo que me platicaba Somer, cuando lo visitamos en su casa para nuestra edición retro. , “pero tengo un amigo que si le sabe a todo eso y hace cosas muy padres”.


Entonces antes de pensar que la computadora o el programa de diseño hacen magia y que automáticamente por manejar una herramienta somos artistas, hay que detenernos a pensar y recapacitar que el talento es innegable y que la revolución tecnológica solo trajo otras herramientas más avanzadas, pero lo que no debemos olvidar  es que no es la maquina, si no el talento de quien la opera.