Hablando de...
Vintage is cool
La Música
...con mucho POP
BoomBox
Buen Clima, el ensayo
De mí para ti
Escribir vs. Teclear
El Librero
Remembranza de libros
Minicuentos
En la tinta de...
Drive In
Autocinema COYOTE
La Ruta
De bici retro
Cartelera
Para culturizarse
El Cartel
De la moda, lo que me acomoda
Zoveck
El estudio de lo retro
Raúl Treviño
El cómic a traves del tiempo
Somer
Adrián Flores
Retro para llevar
Lívido Materialista
Sabores
Colores ácidos, sabores agridulces
Pin-Up Girls
Chicas muuuy sexys
Sexo Oral
El Poder de la Seducción
Dato Retro
El Curiocidades vintage

Soy Richard (M. Hollingshead) gerente de ventas en la compañía de piezas de automóviles de mi padre, (Whiz Auto Productos), pero también soy el innovador y creador del primer autocine (DRIVE IN THEATER).

Mi idea no era tan complicada, y si resultaba exitosa, podíamos atraer la publicidad necesaria para dar a conocer nuestra nueva marca de lubricantes.

Comencé experimentando en mi casa en Camden, Nueva Jersey, utilice mi coche, un proyector de películas Kodak 1928, y dos sábanas clavadas entre dos árboles para asemejar una pantalla.

Por Dnakane


El resultado fue excelente, por lo cual solicite una patente el  06 de agosto 1932, misma  que aprobaron nueve meses después, el 16 de mayo de 1933. Para echarlo a andar necesite de tres inversionistas, mi primo John Smith, Edward Ellies, y Oliver Willets, juntos formamos una compañía a la que  llamamos Park-Es Theatres Inc. con el slogan: 

”Cada quien su propio palco”

(Contando también, con que mi madre era obesa, y no cabía en las butacas de los cines)

Compramos 400 acres en el Crescent Boulevard in Pennsauken Township, Nueva Jersey, donde construimos el Movie Theatre Automóvil (El segundo autocine de la historia, si contamos el de los picapiedra), el letrero que poníamos con rótulos grandes, para que a la gente, le llamara la atención, era:

“Toda la familia es bienvenida, sin importar lo ruidosos que sean sus niños”.

El cargo era de $ 0.25 por persona y $ 0.25 por automóvil, con un costo máximo de $ 1.

“Two white arms” ó “Wives Beware” (para los gringos) iniciaba la moda, de querer ver una película sin tener que bajarte de tu automóvil. (Ó troncomovil, si contamos a los picapiedra).


"Two White Arms" - 1932 Adolphe Menjou

Acudieron unas seiscientas  personas, fue un éxito,  y  con el paso del tiempo, y las ganancias que cada vez eran más, fui poniendo rampas, para permitir una mejor visión a las filas de atrás,  y acondicionando el espacio para que el sonido no saliera por altavoces  detrás de la pantalla. Así que innove y  una pequeña bocina colgaba en la ventanilla  de cada auto. Pero en 1935 vendí todo. Después tuve problemas para cobrar regalías, y la patente fue gobernada invalidada por la corte.


"Drive-In Movie" — Bob & Justine

En los  50´s, había miles de auto cines por toda Norteamérica, pero conforme pasó el tiempo y avanzo la tecnología, el número de éstos se iba reduciendo.

Pero fue a finales de la década de los 70 que las compañías europeas y japonesas desarrollaron máquinas técnicamente más avanzadas.

La VIDEOCASETERA comenzó a convertirse en un producto de consumo masivo, esa fue una de las más grandes razones, por la cual  la gloria del AUTOCINE fue decayendo, siendo para el siglo XXI casi un recuerdo.


Vintage Drive-in - Intermission films

AMOR, AMOR, AMOR…

Las filas de atrás eran las mejores para disfrutar (a medias) de una película de terror, palomitas, hamburguesas malteadas, pero sobre todo, mi chica, la cual desde hace mucho me gusta y quiero que me de la prueba de amor, una plática romántica, y un poco de palabras tiernas, aderezadas de promesas, y palabras cursis (de esas que quieren escuchar).

La fuente de sodas es un gran alboroto, muchas parejas y muchos más chicos que intentan conseguir alguna nena.

Pero yo, ya estoy con una, viendo hacia la pantalla, cuando de pronto, un bostezo inesperado:

(o estornudo, puede variar) el que sale para poder estirar el brazo, y posarse en el hombro de la chica en cuestión, claro, acompañado de un buen pretexto, para que no  te quite la mano. La misma mano que poco a poco irá bajando a modo que puedas tener acercamiento

!WAAA¡ !GRRR¡ !ZAZ¡ Es el momento en el que aparece el monstruo clásico y aterrador de  la película, y de un salto, ella, me abraza, la aprieto, y sale de mi boca una que otra insinuación para medir el terreno.

Y si todo sale bien, pues será una noche mágica para ella, y demasiada buena para mí.

kiss,kiss, kiss,kiss me baby.
come on baby and makes the love with me
"Drive-In Movie" — The Academics

...y pues claro no faltaban los amigos que no juntaban para pagar y tenían que meterse en la cajuela del coche, corriendo el riesgo de morir de asfixia.


"Cheech & Chong: Pedro And Man At The Drive-Inn"

Los autocinemas nos atraían mucho a los jóvenes. Eran la oportunidad perfecta para tener intimidad en pareja. La última fila, era para todos aquellos que se sumergían en sus pasiones, a estas filas también las llamaban  “Lover's Lane”, es por eso que dicen como broma, que uno de cada 4 gringos, de los años 50´s fue concebido  en un autocine. Aunque esa misma privacidad les daba fama de inmorales, y fueron etiquetados como "pozos de pasión".

 



"Kissin' At The Drive-In" — (Troy Shondell)


KELSO: La profecía en el autocinema, ¿sabes lo que significa?, besos apasionados, será fabuloso,  esta películas, excitan más a la chicas que las porno
HYDE: ¿en serio?, ¿más que las de terror?
KELSO: SI, ojala hicieran una película de terror porno.
ERICK: si, nadie frenaría tus manos.

That 70's Show

Mi abuelo decía:

-Echo cholo pudo habércheles ocurrido a los gringos por Su mentada American gúay of Laif rápido, fáchil, barato y chin moverche de su coche, cual parias que son.

EN LA ACTUALIDAD.

¿AUTOCINEMA?  ¿Apoco todavía hay de esos?  Pues no con el auge que tuvieron hace ya  81 años, pero en diferentes partes del mundo, es posible disfrutar de una película en la comodidad de tu coche, pero es algo mucho menos frecuente, contando que antes había miles y miles de autocines por todo el globo, y si ahora, hay cientos, estoy exagerando.

Drive-In Movie Memories

No solo la casetera fue un golpe duro para la industria del autocine, pues conforme avanza el tiempo la tecnología lo hace también, el dvd, blue ray, consolas, formatos de video como AVI, MPEG- 4 con contenidos avanzados y  transmisión de flujos sobre Internet (por mencionar algunos).

Y así, infinidad de productos que salen al mercado y van remplazando, tanto costumbres, como necesidades, y nos perdemos en todo eso que queremos tener y no sabemos ni ocupar, se pierden los buenos viejos tiempos, pues como dice Nach Scratch:

En los parques ya no hay niños, internet los atrapo en sus redes.

Pues algo así pasó con el autocine, en las filas ya no hay autos, pues la industria los quiere en la tele, o teléfono inteligente, laptop, pantalla, tableta… etcétera, etcétera, etcétera.

Autocinema Efímero


Esa memoria, que aunque pase y vuelva a pasar el tiempo, recordaremos con nostalgia.


Don Adams - Autocine
No puedo soportar la carga de este mundo moderno.



Autocinema CoyoteAutocinema Coyote Twitter


{ Ending Picapiedra }